Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

Qué !habilidad!

Publicado en Diario Hoy
26/03/2006
María Paula Romo

En medio de unas semanas de profunda convulsión y violencia (y atención que no hay peor violencia que la sordera del poder al “negociar” este Tratado durante cuatro años, de espaldas al país), el Congreso Nacional vuelve a sorprendernos luego de haber demostrado su habilidad para ignorar lo sucedido en abril de 2005, esta vez con la aprobación de una ley especial para Huaquillas. En teoría, el poco desarrollo de esa zona fronteriza fue la justificación del proyecto. En la vida real, la ley formalizó un túnel de contrabando. El proyecto, aprobado directamente sin requerir de veto presidencial, propone un sistema de cupos para los habitantes de Huaquillas que permita que cada uno de ellos importe, sin impuestos, mercadería por un valor de $400 mil en cada período. Según esta lógica y con los cálculos más conservadores, eso significaría una cantidad un poco mayor a la cantidad de importaciones totales realizadas hacia el Ecuador en el año pasado.
Toda la resistencia a la firma del TLC en términos de entrada de productos en el Ecuador casi se vuelve inútil. Mientras la movilización de estos días pretende -entre muchas otras cosas- proteger ciertas industrias, cultivos, soberanía alimentaria e ingresos tributarios, el Congreso, con el voto de 75 diputados de los 77 presentes, decidió que al Ecuador puede ingresar todo tipo de mercadería, con la única condición de que lo haga por Huaquillas.
El mamotreto aprobado por el Congreso no solo significa una amenaza para la recaudación fiscal y el orden que hemos conseguido en las recaudaciones en estos últimos años, sino que el proyecto aprobado consiste en la formalización de un túnel de contrabando. Y si se aprueba en Huaquillas, ¿con qué argumento no se dará el mismo trato a otros cantones fronterizos? (supongo que no se podrá utilizar aquel de que está prohibido por los compromisos internacionales que hemos adquirido, si de todas formas los diputados lo desconocen o no les interesa). Es momento de tener un debate nacional serio sobre el tema tributario. Los impuestos son una de las pocas formas de distribución de riqueza que quedan en nuestros Estados. Hay que acabar con el doble discurso de garantizar educación, salud, vialidad y al mismo tiempo quitarse de encima los impuestos, esas propuestas son contradictorias. Y, a propósito de que los diputados aprovechan la convulsión nacional para asegurar sus intereses, ¿qué opinan sobre el TLC?, ¿cuál es la posición de sus partidos? ¿cuál ha sido su intervención en las negociaciones, descontando la fiesta en Lima? Es momento de ir a la consulta.