Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

viernes, 21 de julio de 2017

La casa de la CONAIE

Publicado en www.4pelagatos.com el 08 de julio de 2017
El Presidente Moreno inició su reunión con la dirigencia indígena con un anuncio que en otras circunstancias sería menor: se firmará un comodato para que la organización pueda seguir ocupando la casa que es su sede desde 1991. Este anuncio –y no el indulto a un dirigente o la oferta de una universidad indígena, ambos asuntos que también se trataron en la reunión– ocupó las primeras planas de periódicos y fue el centro de los comentarios en redes sociales. También este anuncio fue el detonante para que el ex presidente Correa reaccione a través de un tuit en el que se refirió a la decisión como un “innecesario desaire” y una estrategia “desleal y mediocre”.
¿Qué tiene la casa de la CONAIE que la convierte en algo tan importante? Esta casa de tres plantas, ubicada en la Av. de los Granados y 6 de Diciembre en Quito, es materialmente incomparable con la gran estructura de la década. No se trata de una instalación indispensable para el gobierno, ni siquiera de un activo importante, pero estos años la han convertido en un símbolo, en la representación de la forma en que Rafael Correa ejerció el poder en estos años.
La CONAIE, Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, obtuvo esas instalaciones luego del histórico levantamiento del 91. “Conceder” el uso de una pequeña edificación a quienes reclaman la propiedad ancestral del territorio de lo que hoy conocemos como Ecuador y su condición de pueblo originarios, no es una gran hazaña; es apenas una razonable decisión administrativa, y habría sido una opción política obvia para quien se inscriba en la izquierda. Sin embargo, Correa en su proceso paulatino de distanciarse del progresismo (no de sus figuras solamente, sino sobre todo de sus postulados), optó varias veces por “recordar” al movimiento Indígena que la casa era suya. En diciembre del 2014 sucedió lo impensable, la amenaza repetida se materializaba, se anunció que se desalojaría a la CONAIE de ese pequeño edificio que pertenece al Estado. ¡Gran paradoja para quienes llegaron al poder comprometiéndose con la construcción del Estado Plurinacional!. El Ejecutivo le daba a la CONAIE quince días para desalojar la casa. El rechazo a esta decisión fue tan grande que finalmente no sucedió y hasta el día de hoy la Confederación sigue allí.
En esta relación, como en muchas otras, Correa usó todas las herramientas a su alcance para que a nadie se le olvidara en dónde estaba el poder. Claro que le debe parecer mala la estrategia de entrar a un diálogo sin empezar por las amenazas, sin recordar a los interlocutores “quién manda”, sin mostrar lo que deberían ser derechos como magnánimas concesiones de su majestad. Gran lección de democracia la de Moreno: no hay diálogo posible sino entre iguales y no somos iguales a menos de que estemos dispuestos a renunciar al chantaje, la extorsión, la imposición. Dialogar, renunciar a la herramienta de extorsión, ofende a quien la convirtió en la base de su autoridad pues lo pone en evidencia, subraya sus miserias; sin embargo, es consecuente con la oferta de reconciliar al país y gobernarlo en democracia.

Juicio a Polit: ¿esconder la basura bajo la alfombra?

Publicado en www.4pelagatos.com 02 de julio de 2017
Hoy domingo, día extraño para convocar un caso como este, se reunirá el pleno de la Asamblea Nacional para decidir si procede a enjuiciar políticamente a Carlos Polit, quien durante la década del gobierno de Rafael Correa se desempeñó como Contralor General.
Hay dos opciones posibles frente a lo que suceda en ese “juicio”. La mayoría oficialista deberá decidir entre usar el caso de Polit para esconder la basura bajo la alfombra o convertirlo en el primer paso para una profunda y radical reforma en temas éticos en el país.
Durante esta década los juicios políticos solo se dieron cuando el funcionario en cuestión había caído en desgracia para el Ejecutivo. Eran entonces solo la materialización de esa realidad; el deseo del ex presidente Correa de remover de su cargo a alguien a quien sus facultades no se lo permitían directamente. Eso sucedió con la salida de Gloria Sabando. El ejemplo contrario fue la entusiasta protección de Correa en el juicio político contra el ex fiscal W. Pesántez, en el que no importaron la cantidad de pruebas y testimonios en su contra, sino la firme intervención del Ejecutivo para salvar a su protegido.
En este caso, la mayoría oficialista y sobretodo el presidente Moreno se enfrentan a un muy delicado proceso de fiscalización a escasos 30 días de haber asumido el poder. Al primer juicio político de su periodo, pues tendrán que venir muchos más. Se trata nada más y nada menos que del juez de cuentas de todo el Estado. El responsable de asegurar y cuidar el buen uso de los recursos durante los últimos diez años de gobierno, de bonanza y de descontrol.
Si la Asamblea da paso al juicio y tan solo limita a destituir a Pólit, estará escondiendo la basura bajo la alfombra. La responsabilidad política del Contralor General (la responsabilidad penal tendrá que investigarse y discutirse en su propia vía) es sólo el síntoma de un problema estructural que ya hoy es imposible de ocultar. Los indicios de corrupción e irregularidades que hoy existen contra altos cargos del gobierno (anterior y actual) no pueden ser tratados como “errores de buena fe”, faltas indivuales, incorrecciones personales, claro que también tienen ese componente pero va más allá. Se trata del resultado de un sistema de concentración de poder, de impunidad política y judicial, de la instauración de un estado de propaganda y hasta de la permisividad social.
Lo cierto es que el caso de Pólit, Rivera (el tío del vicepresidente Glas), Odebrecht y los que pronto tendrán q venir sobre IESS, BIESS, manejo de la banca pública, petróleos, salud, infraestructura, compras militares, los contratos de publicidad, EPs, las emergencias con especial atención en la reconstrucción post terremoto, etc.; tienen que llevarnos a resolver los problemas estructurales de la institucionalidad y nuestras nociones éticas como sociedad. El solo hecho de que todo esto sucediera bajo las narices del Contralor sería motivo suficiente para establecer su responsabilidad política, lo insólito es que no serán solo sus omisiones sino su aparente participación lo que se discutirá en las próximas horas y días.
Las reglas y los controles sobre el financiamiento de la política son por ejemplo uno de los grandes pendientes en el debate. Reformas legales urgentes en materia de contratación pública, normas penales, independencia de la justicia, real acceso a información pública, libertad de prensa, son solo algunos de los asuntos que tenemos que enfrentar. La discusión deberá abordar también el fracaso de los “concursos de méritos” y el Consejo de Participacion Ciudadana y su necesaria desaparición.
Si la mayoría parlamentaria decide usar a Pólit como distractor, como mensaje que esconda otras protecciones, lo único que ganará es tiempo. Al final, quienes así lo hagan se seguirán sumando a la larga cadena de complicidad que todos estos casos establecerán en breve. La basura es tanta y huele tan fuerte, que no hay lugar donde esconderla.

miércoles, 19 de julio de 2017

Una asamblea de sumisas y sumisos


Publicado en mayo 22 de 2017, en www.4pelagatos.com
Hace una semana se terminó el periodo 2013–2017 de la Asamblea Nacional. En ella el gobierno obtuvo dos tercios de las curules gracias a la fórmula de asignación de escaños impuesta por Correa, de forma ilegítima, justo a tiempo para ese resultado (justo a tiempo no es exacto; en realidad el CNE postergó un mes las elecciones para que la fórmula le permita a PAIS más representación de la que su votación merecía).
Hay mucho motivos por los que podría ser recordado, me propongo hacer una lista de los que considero son los más importantes y deberían permanecer en nuestra memoria (sobre todo si sus protagonistas pretenden seguir en la vida política del país).
La primera ley aprobada en este periodo fue la Ley de Comunicación; luego de años de un trámite muy cuestionado y varios intentos de votación, resolvieron inaugurar su tarea legislativa con una ley que pasará a la historia como una herramienta de persecución, silencio y auto censura.
También a inicios del periodo, 105 legisladores reformaron la Ley de Minería y las normas tributarias aplicables a ella. Se cambiaron de 10 a 2 los informes y permisos que requería la explotación minera; se autorizó al gobierno a entregar concesiones sin subasta cuando las interesadas sean empresas estatales o con participación estatal; y, se reformó el concepto de ingresos extraordinarios para permitir que las empresas cubran toda su inversión antes de verse obligadas a este tributo. A finales del 2016 esta Asamblea aprobó una nueva gran exoneración tributaria para mineras en la Ley de Plusvalía.
Esta fue la Asamblea que autorizó la explotación de recursos naturales en el ITT. No sólo se trató de una autorización excepcional en un área protegida, sino de una flagrante violación a la Constitución que prohíbe las actividades extractivas en las zonas en que habitan pueblos en aislamiento voluntario (fue de ayuda la manipulación de los mapas realizada por el Ministerio de Justicia, lo que tampoco hay que olvidar).
Los legisladores de este periodo son los responsables de la “enmienda” constitucional que autorizó la reelección indefinida para todos los cargos, que limitó el mecanismo de consulta popular, que autorizó la participación de Fuerzas Armadas en seguridad interna.
En el 2015 la Asamblea votó por eliminar el aporte estatal fijo para el IESS, lo que más temprano que tarde se reflejará como una de las causas de la gran crisis provocada por este gobierno a la seguridad social.
Esta Asamblea condecoró a Luis Chiriboga, presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol que hoy cumple condena por lavado de activos, y también a la ex presidenta argentina Cristina Fernández, contra quien hace poco se dictó embargo de 130 millones de dólares por el mismo delito .
Este fue el periodo legislativo que no fiscalizó a nadie, ni investigó posibles implicaciones en el caso Odebrecht a pesar de ser el mayor escándalo de corrupción del continente. Son estos los legisladores que recibieron a Carlos Pareja Yannuzzelli y su argumento de que una compañía de nombre CAPAYA que negociaba con Petroecuador, era pura coincidencia.
Algunos dirán que esta legislatura pasará a la historia por haber estado presidida por tres mujeres. Así será: en los cuatro años en que por primera vez la Asamblea tuvo como presidenta a una mujer, fue precisamente en el que eliminó el financiamiento a la Ley de Maternidad gratuita y se aprobó el COIP, el que “olvidó” procedimientos adecuados y expeditos para violencia de género (según lo acaba de confirmar en su sentencia la Corte Constitucional) y que ha provocado por primera vez mujeres presas y sentenciadas por interrumpir sus embarazosincluso los que son espontáneos. Una legisladora llegó a justificar el “cateo íntimo” que se estaba realizando a las visitas de los centros penitenciarios.
Para cerrar y profundizar el ciclo autoritario que inauguró con la Ley de Comunicación, la Asamblea terminó su periodo aprobando una de las normas más polémicas: el Código de Entidades de Seguridad Ciudadana que crea un cuerpo de “seguridad civil” por fuera de la norma constitucional y de la fuerza pública regulada en la Constitución.
La lista puede seguir, pero estas parecen ser muestras suficientes de lo que le hizo al país una asamblea de sumisas y sumisos.