Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

lunes, 6 de septiembre de 2010

NOTAS SOBRE EL VETO A LA LEY DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Con las modificaciones que se sugieren en el veto (que deben todavía ser sometidas a votación); algunos puntos importantes de la Ley de Educación Superior serían:

LO BUENO:
  • El 60% de la planta docente de las universidades deben ser profesores a tiempo completo (dos años de plazo para alcanzar ese porcentaje).
  • L@s profesores a tiempo completo deben tener título de cuarto nivel (Ph. D) (siete años de plazo para cumplir este requisito).
  • El 6% del presupuesto de las universidades debe destinarse a la investigación y publicación.
  • El 10% de l@s alumn@s de las universidades privadas deben tener becas completas.
  • Para ser dirigente estudiantil se requiere haber aprobado el 50% de la malla curricular y no haber reprobado ninguna materia.
  • Las rentas correspondientes y el incremento del FOPEDEUPO se asignará a universidas públicas, privadas y politécnicas.
  • Las universidades privadas que reciben asignaciones seguirán recibiéndolas y sólo podrán destinarlas a becas de estudio o investigación.
  • Las universidades que realicen actividades económicas, comerciales o productivas deberán crear para ese efecto personas jurídicas distintas a la universidad pues no pueden beneficiarse de exoneraciones tributarias o de aranceles para estas actividades. Así mismo deberán reconocer el pago de sus salarios a profesores y estudiantes que trabajen en estas empresas.
  • Los profesores serán remunerados según una ley de escalafón para el sector y tendrán derecho a un año sabático cada seis años de funciones; es decir un año que podrán dedicar al estudio o la investigación y seguirán recibiendo su remuneración.
  • Se prohíbe el cobro por derechos de grado u otorgamiento de título.
  • Se garantiza la gratuidad pero no se cubre la segunda ni tercera matrícula.

LO MALO (según mi opinión)

  • En lo que se refiere al mecanismo de designación de autoridades académicas la ley hace una excepción para las universidades militares y las que se han acogido al modus vivendi; estas universidades, en este tema no están obligadas a regirse por la ley, sino por sus propios estatutos. Estas excepciones no son correctas ni justificables en un Estado de Derecho (en donde todos se someten a la ley) y menos en un Estado Laico (pues este trato excepcional / preferencial se hace sólo con las universidades católicas estableciendo así un tratamiento desigual, injustificado, que no tiene ninguna otra organización religiosa).