Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

Le aburre la política

Publicado en Diario Hoy
12/11/2006
María Paula Romo

Esa fue la respuesta de Jaime Nebot cuando un periodista le preguntó sobre lo que estaba sucediendo al interior de su partido político. Afirmar que le aburre la política, ¿será la estrategia para desvincularse de un Partido Social Cristiano que se cae a pedazos, consecuencia de sus propios actos y del manejo de su dirigencia?

El abogado Jaime Nebot Saadi no solo lleva más de 15 años afiliado al PSC sino que en su trayectoria política se encuentra el haber sido Gobernador del Guayas durante la Presidencia de León Febres Cordero; diputado provincial y nacional; dos veces candidato a la Presidencia de la República y alcalde de Guayaquil por dos períodos consecutivos; en todas estas ocasiones como representante del PSC.

Que los asuntos internos de su partido aburran al abogado Nebot debe ser algo nuevo, pues ha sido, en dos ocasiones, presidente Nacional del PSC: la primera entre 1990 y 1991 y la segunda entre 1994 y 1998. Cinco años al frente de esa organización política y, ¿ninguna responsabilidad por lo que suceda a su interior?

Es cierto que Nebot se ha distanciado de la figura de Febres Cordero y de sus pronunciamientos; también es cierto que hace tiempo no grita o insulta como en el célebre video de su pelea con Granda en el Congreso Nacional; pero ¿será eso suficiente en nuestro Ecuador de memoria corta para dejar de ser social cristiano? Y, si en verdad a uno le aburre la política, ¿por qué participar en ella?

Cada persona debe responder por sus propios actos pero, si uno es miembro y dirigente de un Partido Político, algo tendrá que decir de lo que sucede en él: de la actuación del Alcalde de Chone (PSC), por ejemplo; o de la forma en que el PSC escoge a sus candidatos de tal manera que dos de quienes fueron diputados en su representación, hace unos días se postulaban en las listas de Sociedad Patriótica; o de los capítulos de desafiliación masiva de esta última época.

La administración de Nebot en el Municipio de Guayaquil tiene muchos méritos (aunque como escribió alguna vez Xavier Lasso, ojalá en lugar de “más ciudad”, la atención estuviera en “más ciudadanos”); pero su gestión municipal no es suficiente para olvidar su participación en el gobierno de Febres Cordero, en la dirigencia del PSC, su iniciativa del impuesto del 1% a la circulación de capitales, el resultado final de su proyecto de exoneraciones tributarias o su silencio cuando la Pichicorte. Aburrido o no, Nebot ha sido uno de los personajes importantes del Partido Social Cristiano, protagonista de sus decisiones y sus actos, ahora deberá asumirlo.