Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

Propuestas...

Publicado en Diario Hoy
13/05/2007
María Paula Romo

El sábado 5 de mayo se cumplió el plazo establecido por la Comisión del Conesup que está elaborando una propuesta a ser presentada en la Asamblea Constituyente. Como parte de esa Comisión he tenido la suerte de tener de primera mano todas las propuestas y, además, de haberlas revisado casi en su totalidad (me faltan las de los últimos dos días en que a todos nos “agarró el apuro” y se presentaron muchísimas nuevas).

A menudo me preguntan cuál es la propuesta más común; ¡imposible de contestar! Las propuestas van desde las ideas más sencillas, los correos de un párrafo; hasta libros completos, estudios profundos o un pequeño cuaderno escrito a mano de principio a fin (con un seudónimo) que me enviaron personalmente la semana pasada.

No solo han participado los sectores más entusiastas con el proyecto de una Asamblea Constituyente, sino que muchos de aquellos que se mostraban reticentes o incluso contrarios a esta posibilidad han decidido –frente a la certeza de su realización–, incorporarse al debate de los temas de fondo y han enviado sus propuestas a la Comisión.

De entre todas las propuestas, la prensa ha resaltado las más curiosas: las escritas a mano, las audaces, las más autoritarias (porque las hay; síntoma que amerita mayor discusión), pero vale la pena resaltar el interés y la vehemencia de la ciudadanía en ser parte de este proceso.

Hemos recibido y revisado las propuestas de distintos Consejos Provinciales y la del Concope; las de representantes de los pueblos afroecuatorianos y montubios; las Cámaras de Comercio e Industrias de diferentes ciudades; las de organizaciones de mujeres, grupos ambientalistas, barrios, dirigentes de las Juntas Parroquiales Rurales, abogados y constitucionalistas, universidades, movimientos políticos, estudiantes, el Foro de la Niñez, etc., etc.

Ninguno de estos hechos aseguran que el resultado final (del trabajo de la Comisión, peor todavía el de la Asamblea) integre lo mejor de todo lo propuesto; tampoco garantizan que un nuevo texto mejore o supere al anterior. Todo esto –el resultado final– está todavía en juego y lo estará hasta el referéndum previsto según la convocatoria a la Asamblea. Lo que sí podemos asegurar es que existen y se evidencian las condiciones (interés en la participación, grandes expectativas, un inmenso apoyo e identificación con la tesis de una Asamblea como salida democrática a este bloqueo) para que este sea un momento de gran oportunidad. Las propuestas son insumos, vamos ahora a verificar nuestra voluntad –la de todos– de conciliar y construir, el compromiso con el país incluso para quienes significa olvidar sus privilegios. La tarea apenas empieza; seamos radicalmente democráticos para seguir caminando.