Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

La ignorancia mata

Publicado en Diario Hoy
27/08/2006
María Paula Romo


Señoras y señores diputados del Congreso: muchos de ustedes son nuevos en esta tarea y acaban de convertirse en diputados principales, otros están terminando el período de cuatro años para el que fueron electos y, a pesar de que la campaña electoral restará importancia a sus debates, ustedes tienen desde esta semana en sus manos una de las leyes más importantes para la vida de los ecuatorianos y las ecuatorianas. Se trata de la Ley Orgánica de Salud. La legislación con la que hoy cuenta nuestro país en materia de salud data de 1971; sobra decir que en 35 años la medicina ha cambiado en mucho y también han cambiado algunas ideas, percepciones y formas de vida. Hoy la medicina se encuentra con una sociedad con nuevas expectativas y temores; a pesar de que no hemos resuelto los requerimientos básicos de salud de la gran mayoría de la población, nos enfrentamos a nuevos y complejos dilemas.

Uno de los elementos más importantes del proyecto que ustedes examinarán es la incorporación de un capítulo entero dedicado a salud y derechos sexuales y reproductivos, tema que no se incluía en la codificación anterior a pesar de ser un derecho reconocido en nuestra Constitución desde 1998. Pueden ustedes estar seguros de que para millones de mujeres en nuestro país estos son los temas esenciales. Embarazos como resultado de una violación, adolescentes practicándose abortos clandestinos, muertes maternas e infantiles; todos podrían evitarse con información y atención médica adecuada y que son, en nuestro día a día, temas mucho más importantes que el TLC o el Tribunal Supremo Electoral.

En el Ecuador, el 80% de la población no tiene ningún seguro de salud; más del 35% de las mujeres no ha podido hacerse nunca un papanicolau y el 90% de las ecuatorianas no se ha realizado nunca una mamografía. Aproximadamente el 61% de las mujeres de nuestro país tiene menos de 30 años, las oportunidades que tenga de tomar decisiones libres y responsables sobre su salud sexual y reproductiva definirán sus propias vidas y las condiciones de la próxima generación de ecuatorianos. Los próximos días tendrán ustedes la inmensa responsabilidad de decidir sobre estos y otros temas. La falta de información y las dificultades para acceder a servicios de salud, matan a cientos de personas en nuestro país, pero más grave que eso sería la ignorancia y desinformación de quienes tienen que legislar. El Tribunal Constitucional hace algunos meses tomó la línea del oscurantismo; que no les suceda a ustedes. Es su obligación debatir sobre esta ley con un enfoque de derechos. Decidan desde el análisis jurídico y científico, sin permitir que se impongan dogmas, prejuicios o ignorancia.