Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

¿En contra de qué?

Publicado en Diario Hoy
19/02/2006
María Paula Romo


El Congreso en el Ecuador debate la posible despenalización del aborto en los casos de embarazo producto de una violación; la Iglesia Católica reacciona fuertemente y se opone incluso a la discusión. Una joven en Riobamba organiza una campaña de prevención de embarazos adolescentes; la Iglesia Católica organiza una marcha en contra de la joven. Una mujer de 19 años está infectada con el virus del sida, afirma que –a pesar de conocer que su esposo era VIH positivo- no usa condón porque la Iglesia no lo permite.
La Conferencia Episcopal Ecuatoriana admite ser dueña de las firmas Cayuga y Ervo, domiciliadas en paraísos fiscales, es decir, lugares en donde no estén obligadas a pagar impuestos. Según la información que nos ha dado la prensa en estos días, con esas firmas, la Conferencia Episcopal negoció bienes inmuebles en medio de la crisis del sistema financiero en 1999. Información proveniente de la Fiscalía señala que estas negociaciones podrían haber perjudicado al Estado ecuatoriano en cerca de $2 millones. Todo esto sucede mientras el Código de Comercio prohíbe a la Iglesia realizar operaciones comerciales.
Con estos antecedentes no puedo dejar de preguntarme, ¿en contra de qué se pronuncia y organiza hoy en el Ecuador la cúpula de la Iglesia Católica?
Recuerdo todavía la movilización de las organizaciones cristianas frente al Tribunal Constitucional para pedir que se prohíba la venta de píldoras anticonceptivas de emergencia; pero no estoy segura de haber conocido que esas mismas organizaciones nos convoquen a movilizarnos contra la violencia intrafamiliar o las escandalosas cifras de violaciones y acoso sexual contra las mujeres.
¿Qué tan grave es –según la Iglesia Católica ecuatoriana- no pagar impuestos o faltar a la verdad en documentos públicos? ¿Cuál es el mensaje para los fieles que en sus negociaciones terminan perjudicando al Estado? ¿Organizará en estos días la cúpula de la Iglesia Católica una ofensiva similar a la levantada contra el proyecto de reformas al Código Penal? ¿Para cuándo está convocada la marcha en contra de la explotación sexual infantil, de la violación o la violencia doméstica? Ojalá podamos ser testigos de una gran arremetida en contra de la violación y no de juicios de valor contra las mujeres violadas. Esperamos las acciones para aclarar la posición de la Iglesia sobre el pago de impuestos y la especulación financiera. La Iglesia debe pronunciarse sobre el problema ético de la acumulación que es la otra cara de la pobreza y decidir firmemente por quiénes tomará partido. Hoy nos debe algunas explicaciones.