Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

domingo, 11 de noviembre de 2007

Lo malo y lo feo...

Publicado en Diario Hoy
25/03/2007
María Paula Romo

En un intento de evaluación de esta semana tal vez cabe solo lo malo y lo feo, pasando lista veamos si alguno de los episodios en realidad puede calificarse como bueno.

Los partidos políticos de oposición ponen el grito en el cielo y tratan de impedir la participación de sus suplentes en el Congreso Nacional. ¿Qué tipo de partidos tienen? ¿Cómo se escoge a los suplentes? ¿No hay una línea ideológica compartida entre toda la militancia o al menos los candidatos? ¡Qué lástima de oposición y qué lástima de partidos! Cada vez más claro que no merecen ese nombre y cada vez más evidente la necesidad de un nuevo pacto político y actores dispuestos a cumplir las reglas.

El mes de la mujer, reportajes, ediciones especiales, celebración, flores (como si con flores se resolviera la impunidad de los violadores, de los acosadores, las diferencias salariales, la violencia doméstica); pero bueno, no me desvío del argumento… el mes de la mujer y la recordación de sus luchas y los lugares que ha ganado… y el alcalde Nebot –en intento de erigirse como líder de una oposición que ha perdido hasta la estrategia- vocifera como en sus mejores tiempos que no se puede poner en duda su liderazgo porque él tiene “cabeza, corazón y cojones”. ¿Qué pasa con las que no tenemos cojones, alcalde? ¿Somos secretarias, diputadas de relleno, alternas sumisas o adorno de los eventos públicos? El Municipal Tenis Club gana uno de los juicios que había interpuesto contra el Municipio (es decir contra los quiteños y las quiteñas). Ese era uno de los juicios que, supuestamente, el accionante iba a desistir luego de la última (inexcusable) decisión del Concejo Municipal (exceptuando al concejal Barrera, que parece ser el único interesado en el tema de los bienes públicos). La debilidad en la posición del Municipio entero, empezando por el alcalde, la forma en que han dilatado la toma de decisiones, la vacilación de su posición frente al tema y una defensa aparentemente insuficiente nos han llevado hasta aquí. ¡Al fin el alcalde Moncayo parece haber reaccionado! Ojalá así sea, de lo contrario, si esta decisión se convierte en el antecedente que permita la prescripción adquisitiva de dominio será el precedente perfecto para que el Municipio de Quito termine siendo dueño solo de sus edificios que ocupa.

Finalmente, el alcalde de Esmeraldas encabeza una cuasi invasión a La Concordia para “instalar los hitos de la provincia”. Cuidado con la ley de la selva que parece la única que funciona últimamente. A tomar los problemas de raíz y resolverlos y que sea la razón la que se imponga contra la fuerza. Ojalá esta serie de acontecimientos nos movilice y nos indigne en lugar de acostumbrarnos y resignarnos.