Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

viernes, 18 de abril de 2008

España tiene una mujer embarazada como Ministra de Defensa!

Un lindísimo artículo de Millás: Zapatero nombró esta semana como Ministra de Defensa a una mujer de 37 años, embarazada de su segundo hijo. Genial!
Mientrastanto, el Ecuador tiene una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos interpuesta por una ex alcaldesa que cuando decidió tener un hijo no tuvo su licencia de maternidad, pues nuestra ley no permite que las mujeres políticas tengan derecho a esos permisos (la ley laboral lo dice pero miles de mujeres siguen siendo despedidas por estar embarazada).
un abrazo, les recomiendo que lo lean.
María Paula



Cuántica
JUAN JOSÉ MILLÁS 18/04/2008 (Diario El País)

Soñé que un general de división se cuadraba ante una mujer embarazada. Soñé que la mujer embarazada era ministra de Defensa o ministra del Ejército o ministra de la Guerra, como quiera que se llame ahora. El hecho de que la ministra de la Guerra estuviera a punto de dar a luz sonaba a paradoja cuántica, pues en el mundo subatómico suceden cosas que atentan contra la lógica inmunda de la vida diaria, de ahí su atractivo. En mi sueño, veía a la ministra presidiendo un desfile con su vestido pre-mamá y me frotaba los ojos, por si se tratara de una alucinación. Pero no, ahí estaba ella, con las manos felizmente apoyadas en la tripa redonda, sonriendo cada vez que el bebé daba una patada mientras sonaban las marchas militares y los coroneles disparaban salvas al aire, como si celebraran el embarazo de la ministra, en vez de uno de esos crueles "días" de la Victoria, o de la Patria, no sé en qué están ahora.

Soñé que cuando la ministra daba a luz, la habitación del hospital se llenaba de militares que llevaban patucos y colonias a la madre. Soñé que los viejos generales, acostumbrados a los paisajes de después de las batallas, se asomaban, inquietos, al moisés en el que se desperezaba el hijo de la ministra. Soñé que le hacían carantoñas, que le decían tonterías, que se peleaban por tenerlo en brazos. Soñé que la ministra le daba de mamar delante de ellos, mientras encomendaba al jefe del Alto Estado Mayor la misión de crear, en la sede del ministerio, una guardería para los hijos de los empleados. Soñé que conciliaba la vida familiar con la laboral sin presiones ni agobios ni chantajes. Soñé que hacía uso de la baja por maternidad sin miedo a perder el trabajo. Soñé y soñé y volví a soñar y cuando desperté, la ministra de Defensa o del Ejército o de la Guerra, como quiera que se llame, continuaba allí. Encinta.