Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

martes, 10 de enero de 2012

Carta al Presidente Rafael Correa sobre los aportes de las mujeres a la democracia


Quito, 10 de enero de 2012


Señor Economista
Rafael Correa
Presidente de la República
Ciudad.-

Señor Presidente,

Le dirigimos esta nota preocupadas por sus comentarios del fin de semana anterior respecto de las mujeres asambleístas del movimiento PAIS en particular y del aporte de las mujeres a la democracia en general.

Según lo transmitieron todos los medios de comunicación que se enlazan para su informe semanal, al comentar sobre la cena de fin de año realizada en Carondelet usted dijo: “yo no sé si la equidad de género mejora la democracia lo que sí es seguro es que ha mejorado la farra impresionantemente (…)”

Ya que la política es también pedagogía y que el discurso de un Presidente puede enviar muchos mensajes, permítanos recordarle cómo ha mejorado la democracia la participación de las mujeres: en primer lugar por un elemental sentido de participación y representación, ya que las mujeres somos la mitad de la población, cualquier democracia está incompleta y no merece ese nombre si no permite, promueve y asegura la participación y representación de un sector tan importante; otro gran aporte de las mujeres a la democracia ha sido el cuestionar la división tradicional entre el mundo público y el privado; en consecuencia la exigencia de que la política se encargue también de dar respuesta a las desigualdades y necesidades de la vida cotidiana. La participación de las mujeres en la política –aunque tampoco se pueda generalizar- también cuestiona el poder en tanto ejercicio patriarcal y autoritario. Y si los asuntos de fondo le resultan difíciles de juzgar; permítanos hablarle sobre la importancia simbólica de la participación política de las mujeres pues nuestra presencia es también un mensaje, a través del cual, les recordamos a sus hijas y a las nuestras que el espacio público no nos es ajeno y que la subordinación no es incuestionablemente nuestro destino. 

No lo dude, Señor Presidente, la equidad de género ha mejorado la democracia, la ha profundizado, la ha ampliado y no por las piernas o las minifaldas de nadie, expresión usada por usted en ese mismo enlace al comentar: “Que asambleístas que tenemos guapísimas ahh, eh Corcho hay que aumentarles el sueldo eh porque no tuvieron plata para comprar suficiente tela y todas con unas minifaldas dios mío, (risas). Yo ni me fijo en esas cosas me contaron, me contaron unas piernas y unas minifaldas impresionantes guapísimas las asambleístas (…)”

Muchas de las aquí firmantes no estuvimos en la cena, ni usábamos las minifaldas de las que le han contado pero todas nosotras somos asambleístas y mujeres que sabemos que expresiones como estas –aunque parezcan bromas no lo son y más bien fortalecen los estereotipos que exponen a las niñas, las adolescentes y las mujeres ecuatorianas a todo tipo de agresiones. No lo olvide Presidente, el machismo es violencia.

Atentamente,

María Paula Romo
Nívea Vélez
Diana Atamaint
Magali Orellana
Silvia Kon
María Molina
Lourdes Alarcón
Betty Amores
Lourdes Tibán
Asambleístas

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que elevar el nivel del dialogo. Hay analisis mas profundos que necesita el país, estas cosas dan la idea de una prensa rosa política? Ya estamos cansados de eso, mal que el haga estos comentarios pero...ponerse a analizarlos merece la pena?...no hay mas cosas contra las que hay que luchar, como por ejemplo en narcotrafico, pandillas, sicariato etc...son temas que marcaran el futuro del país. Quizas en Mexico se dieron este tipo de analisis mientras las mafias crecian. Dejemos de jugar al gato y al raton. Oferro1@hotmail.com

@lejandro dijo...

La virtud de la mujer no se fija en la belleza de sus "piernas" o de alguna zona física del cuerpo, sino en la forma de expresar su rechazo a lo que pueda vulnerar su integridad como mujer, dama y señora. Buen escrito!!!!!

xmarquez dijo...

No soy Correísta ni soy afiliado a un partido político. Tampoco soy "machista" ni "feminista" por que me parece estúpido separar a los eres humanos. Somos uno solo.

Lo que si estoy de acuerdo, es que esas reuniones de políticos de hace años deben haber sido bien aburridas señorita Romo, imagínese a León bailando con Sixto Durán-Ballén. Dios nos libre.

El rol de la mujer en la política es el mismo del hombre, robarnos el dinero.

Saludos cordiales.

Daniel dijo...

Excelente, María Paula.

Una respuesta con esa altura era imprescindible y no me esperaba menos de tí.

Fuerza, que confiamos en tí.

Anónimo dijo...

Gracias! Espero que el Presidente tome nota sin buscar excusas. Necesitamos un cambio cultural y él no está dando ejemplo.

Socris dijo...

Es algo que no solo afecta directamente a las integrantes de AP sino a todas las mujeres y que hasta cierto punto puede hacernos sentir como un objeto, Recordar que el mas bello de los piropos es decirle a una mujer lo inteligente que es...

Anónimo dijo...

Ma. Paula gracias por comentar este tema. Imaginese todos pagamos por las cadenas sabatinas para que nuestro presidente se dedique a hacer comentarios superfluos que no enriquecen si informan.

Gonzalo Morales Larreátegui dijo...

Excelente, ojalá el presidente se de cuenta de su lenguaje irreflexivo y desmedido, ya que no tiene colaboradores que se lo hagan notar, ¿será que le temen o temen perder el puesto?

Anónimo dijo...

Probablemente no sea la respuesta adecuada, sin embargo, hacer hincapié en la igualdad denota que aún ni siquiera es problema de género sino de desarrollo social. Vería con mejores ojos y buen gusto responder con temas de derechos humanos, violencia, seguridad social, u otros temas más relevantes.

cricaurt dijo...

El gobierno está dando otro ejemplos de machismo que se deben ir cambiando. El uso (y recalco la palabra uso) de mujeres en trajes provocativos para promocionar nuestro país es una de las prácticas sociales tradicionalmente aceptadas que debemos cambiar.

http://blog.espol.edu.ec/cricaurt/wtm-mujeres-turismo/

Ya no es aceptable, ni ético, ni justo con la mujer. Felicitaciones por la carta.

Anónimo dijo...

Con estos comentarios del sr. Presidente no me queda mas duda que no tiene nada mas interesante de que hablar que de humillar a los demás para sentirse superior.
Me parece excelente darle a entender que existimos personas que no estamos de acuerdo con sus comentarios por absurdos y el porque de nuestro desacuerdo.
Mil Gracias Maria Paula!

Anónimo dijo...

Le felicito Maria Paula mujeres como usted bien decididas y sin temor a hablra necesita nuestro pobre país, hay alguno que recibin consecuentemente insultos y desaires y sin embargo le siguen mostrando la sonrisa al tirano.

Lupe Peña Vivanco dijo...

"De la riqueza del corazón, habla la boca". !Cuidemos nuestras expresiones!
Todas las mujeres nos merecemos respeto Señor Presidente. La lucha por la incorporación de la mujer en la vida social, económica, cultural, política..., la búsqueda de la equidad de género, viene de mucho tiempo atrás y ha costado mucho, para que no se valore hoy nuestra participación.

RICARDO BURNEO dijo...

YO NO SE POR QUE EL AFAN DE LAS MUJERES SEPARARSE DE LOS HOMBRES Y HACER UN MUNDO SOLO PARA ELLAS,CONVENCIONES SOLO PARA MUJERES, ORGANIZACIONES SOLO DE MUJERES, LEYES EN DONDE OBLIGATORIAMENTE DEBE EXISTIR EL 50% DE MUJERES;SI HOMBRES Y MUJERES SOMOS COMPLETAMENTE IGUALES EN DERECHOS Y OBLIGACIONES, YO NO HE OIDO QUE EXISTAN AGRUPACIONES SOLO DE HOMBRES, SE SIENTEN INFERIORES A LOS HOMBRES? QUE NECESITAN LEYES PARA SU PARTICIPACIÓN EN LA POLÍTICA, CUANDO LO LÓGICO SERÍA QUE LLEGUEN A OCUPAR DIGNIDADES LAS PERSONAS MAS CAPACES, QUE HASTA PUEDEN SER SOLO MUJERES, PERO QUE SE GANEN ESOS ESPACIOS POR SU CAPACIDAD Y TALENTO MAS NO POR LEYES.

Anónimo dijo...

Estimada Ma. Paula Romo,

Me parece que su carta es por demás pertinente y justa y la felicito por haberla escrito conjuntamente con las demás asambleístas.

Sinceramente, el comentario del Presidente no me sorprende en lo más mínimo, pues es bastante consistente con su discurso. Lo que sí es que espero que ojalá este comentario - por demás insultante para las mujeres asambleístas - sirva al menos para que USTEDES abran los ojos y dejen de participar y acolitar al Presidente. Como usted bien indica, debemos pensar también en nuestras hijas(os) y decidir qué país les queremos dejar. Queremos heredar un país en democracia o un latifundio privado?

Sin más, me despido y lamento de la manera más sincera que el Presidente les haya faltado al respeto de esa manera.

Atentamente,

Maria Fernanda Escudero N.

Daniel Martinez dijo...

Creo que en la política, eso de la representación no es tan importante. Si fuese así, entonces vamos a "hacer esfuerzos para promover la participación" de diabéticos, zurdos y otras personas así, para que haya más representación, eso es pura demagogia.

En todo caso, el género no es importante. Lo que si importa es el compromiso para servir al pueblo y eso lo tienen algunos hombres y algunas mujeres.

juanpi dijo...

Tengo esposa, madre, hermana y dos preciosas hijas, ademas de compañeras, amigas, etc...
Aspiro que todas ellas sean respetadas y valoradas por lo que son y no por visiones machistas y violentas como la del Sr. Correa.

Patricio Varsariah dijo...

Recientemente, el señor Presidente se expresó de forma soez, empleó palabras vulgares, frases de doble sentido y hasta de índole machista, al referirse a las mujeres y su aporte en la vida Política del País.. El señor Presidente confunde popular con populismo; no sabe ser humilde,El señor Presidente, en lo personal, y sus políticas gubernamentales, en general, constituyen un mal ejemplo para nuestros jóvenes, lo que sí es cierto y debemos aceptar es que con este tipo de presidentes jamás recuperaremos los valores morales y éticos que hemos perdido.

La democracia exige contrapesos un “equilibrio de género”, que es cuota y ninguna paridad, y Señor Presidente las mujeres no penalizaran su calumnia y la injuria, por considerarla un atropello a la libertad de expresión ya que ni usted ni nadie debe temer a ir preso por culpa de su lengua.

Pero invisibilizar, negar o rechazar la participación de las mujeres en la historia, en la política, en la ciencia, en la filosofía, en la cultura, en la economía y en todos los ámbitos de la vida social, también es ejercer violencia contra ellas. La utilización de imágenes o discursos que denigran a las mujeres en los medios de comunicación, en las vallas y demás medios publicitarios, es violencia simbólica contra ellas, al igual que el uso generalizado del acoso disfrazado de "piropos", los insultos, los chistes, las bromas y las canciones que ofenden la dignidad de las mujeres o reproducen los estereotipos y prejuicios que refuerzan y justifican la opresión y la discriminación de las mujeres en la sociedad.

Si la violencia contra las mujeres tiene tantas caras, tantos victimarios y tantos lugares comunes, es porque no se trata de un problema de los individuos sino de un problema social. Por eso hay que entender el problema de la violencia contra las mujeres como un problema privado es una trampa. Porque en realidad, es un problema estructural, un problema del sistema patriarcal en el que vivimos, un sistema que construye relaciones desiguales de poder entre las mujeres y los hombres, permitiendo que las mujeres vivan en situaciones de opresión y discriminación, y los hombres, independientemente de la clase social y de la etnia a la que pertenezcan, siempre tengan el poder sobre las mujeres.

Aun entre los grupos sociales más empobrecidos, es evidente que a las mujeres siempre les toca la peor parte, sufriendo hasta triple opresión, como en el caso de las mujeres indígenas empobrecidas. Es por eso que la autora mexicana Adriana Carmona afirma que la estructura patriarcal es una estructura de violencia que se aprende en la familia, se refuerza en la sociedad civil y se legitima en el Estado. Eso significa que todas las personas participamos en la reproducción social del patriarcado en los distintos espacios sociales.

Significa también que la violencia patriarcal contra las mujeres es también un problema político. La filósofa alemana Hannah Arendt escribió que el poder nunca es propiedad de un individuo, [pues] pertenece a un grupo y sigue existiendo mientras que el grupo se mantenga unido. El sistema patriarcal se ha mantenido por largos siglos, gracias a la forma en que ha sido estructurado y a una serie de estrategias que ha utilizado para perpetuarse, entre ellas, la violencia patriarcal contra las mujeres.

Por eso, para erradicar la violencia patriarcal contra las mujeres, es necesario avanzar hacia el desmantelamiento del sistema patriarcal y en la construcción de una nueva organización social, política, económica y cultural, con justicia e igualdad para todas y todos.

Patricio Varsariah dijo...

Recientemente, el señor Presidente se expresó de forma soez, empleó palabras vulgares, frases de doble sentido y hasta de índole machista, al referirse a las mujeres y su aporte en la vida Política del País.. El señor Presidente confunde popular con populismo; no sabe ser humilde,El señor Presidente, en lo personal, y sus políticas gubernamentales, en general, constituyen un mal ejemplo para nuestros jóvenes, lo que sí es cierto y debemos aceptar es que con este tipo de presidentes jamás recuperaremos los valores morales y éticos que hemos perdido.

La democracia exige contrapesos un “equilibrio de género”, que es cuota y ninguna paridad, y Señor Presidente las mujeres no penalizaran su calumnia y la injuria, por considerarla un atropello a la libertad de expresión ya que ni usted ni nadie debe temer a ir preso por culpa de su lengua.

Pero invisibilizar, negar o rechazar la participación de las mujeres en la historia, en la política, en la ciencia, en la filosofía, en la cultura, en la economía y en todos los ámbitos de la vida social, también es ejercer violencia contra ellas. La utilización de imágenes o discursos que denigran a las mujeres en los medios de comunicación, en las vallas y demás medios publicitarios, es violencia simbólica contra ellas, al igual que el uso generalizado del acoso disfrazado de "piropos", los insultos, los chistes, las bromas y las canciones que ofenden la dignidad de las mujeres o reproducen los estereotipos y prejuicios que refuerzan y justifican la opresión y la discriminación de las mujeres en la sociedad.

Si la violencia contra las mujeres tiene tantas caras, tantos victimarios y tantos lugares comunes, es porque no se trata de un problema de los individuos sino de un problema social. Por eso hay que entender el problema de la violencia contra las mujeres como un problema privado es una trampa. Porque en realidad, es un problema estructural, un problema del sistema patriarcal en el que vivimos, un sistema que construye relaciones desiguales de poder entre las mujeres y los hombres, permitiendo que las mujeres vivan en situaciones de opresión y discriminación, y los hombres, independientemente de la clase social y de la etnia a la que pertenezcan, siempre tengan el poder sobre las mujeres.

Aun entre los grupos sociales más empobrecidos, es evidente que a las mujeres siempre les toca la peor parte, sufriendo hasta triple opresión, como en el caso de las mujeres indígenas empobrecidas. Es por eso que la autora mexicana Adriana Carmona afirma que la estructura patriarcal es una estructura de violencia que se aprende en la familia, se refuerza en la sociedad civil y se legitima en el Estado. Eso significa que todas las personas participamos en la reproducción social del patriarcado en los distintos espacios sociales.

Significa también que la violencia patriarcal contra las mujeres es también un problema político. La filósofa alemana Hannah Arendt escribió que el poder nunca es propiedad de un individuo, [pues] pertenece a un grupo y sigue existiendo mientras que el grupo se mantenga unido. El sistema patriarcal se ha mantenido por largos siglos, gracias a la forma en que ha sido estructurado y a una serie de estrategias que ha utilizado para perpetuarse, entre ellas, la violencia patriarcal contra las mujeres.

Por eso, para erradicar la violencia patriarcal contra las mujeres, es necesario avanzar hacia el desmantelamiento del sistema patriarcal y en la construcción de una nueva organización social, política, económica y cultural, con justicia e igualdad para todas y todos.

Anónimo dijo...

el silencio es complice

Anónimo dijo...

De acuerdo, pero no protestar por opiniones fuera de lugar de nuestros gobernantes no nos permiten elevar el nivel de diálogo. Pedirles que den ejemplo en las formas y el uso del lenguaje me parece una reacción correcta por parte de la ciudadanía.

Anónimo dijo...

El que a Correa de vez en cuando se le vaya la lengua no lo hace un tirano. No podemos tampoco hacer de un comentario inapropiado un mundo y distraernos. Ya Maria Paula le hizo un llamado de atención, esperamos que lo reconozca. Pero llamarlo tirano me parece fuera de lugar. Saludos. Ana

Anónimo dijo...

Sr.Presidente como puede ser posible que no se pueda traer celulares a mi la semana pasada me robaron dos celulares y yo no tengo dinero para comprar uno nuevo aqui por eso los compraba por medio de courier que salen mas baratos y usado y es la primera compra que estoy haciendo y me salen con eso de que no se puede traer estoy muy indignado por esta noticia yo que vote por usted creyendo que era una persona justa y buena pero quede muy resentido