Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

martes, 27 de septiembre de 2011

El ejemplo del abuso de poder

Publicado el 27/Septiembre/2011

análisis de hoy
analisis@hoy.com.ec

Un sencillo análisis jurídico de la sentencia dictada por el juez Juan Paredes contra los directivos de diario El Universo, el rotativo como persona jurídica y el exeditor de Opinión de ese medio Emilio Palacio prueba hasta la saciedad que eso fue un simple absurdo jurídico que no se sostiene por ninguna parte, porque en el fondo del asunto es que hay una demanda de un ciudadano que se defendió y cobró como presidente de la República.

"Toda sentencia se compone de tres partes: expositiva, considerativa y resolutiva. De las 67 páginas de sentencia, 34 reproducen la querella presentada por el presidente (más del 50% del fallo); y las partes considerativa y expositiva no superan las 10 páginas (de la 57 a la 67). Por tanto, la argumentación jurídica del fallo es deficiente, siendo superada en más del 600% por la simple reproducción de la querella", dice el primer punto.

¿Víctima ciudadano o víctima presidente?, pregunta el análisis. "Ante la opinión pública, Rafael Correa manifestó que su demanda la interpuso apelando a su calidad de ciudadano (…); sin embargo, la sentencia invoca en reiterados momentos la aflicción de las injurias a su cargo de presidente de la República", tanto es así que "la carga argumentativa de la querella se sustenta en la importancia del cargo de presidente de la República y no en la de ciudadano Rafael Vicente Correa Delgado".

"La sentencia extiende a nivel de coautor la participación del directorio de diario El Universo y de la persona jurídica El Universo, es decir, de personas naturales y jurídicas. La sentencia revive, de este modo, el causalismo jurídico superado en la moderna dogmática penal, al hacer responsable al directorio y a la persona jurídica de la injuria proferida en el artículo de Palacio", sigue el análisis.

La teoría de la autoría coadyuvante es el tema que más llama la atención a María Paula Romo y Norman Wray. "Con el antecedente de esta sentencia, si un ministro comete peculado, ¿será el presidente autor coadyuvante porque de no haberlo nombrado no se habrían dado las condiciones para que cometa el delito? ¿Será que otros accionistas de medios de comunicación se convierten, gracias a esta sentencia, en los primeros censores y evitan así las publicaciones que pudieran acarrear no solo conflictos sino su quiebra?".

Con estos antecedentes, un caso que según Romo y Wray se pudo haber convertido en el centro del debate sobre los derechos, el papel de la prensa, los límites democráticos de la libertad de expresión. "Lamentablemente, la desproporción de lo solicitado ($80 millones, que se bajaron a $40 millones) y lo absurdo de lo resuelto convirtió el caso en un ejemplo del abuso del poder".

2 comentarios:

Patricio Varsariah dijo...

Hola vida!!!Soy yo Me reconocés? Soy la persona que todos los días agradece, el poder disfrutarte...Soy esa que aspira el aire más puro, que puedas irradiar Soy esa que es difícil que en el día no pueda esbozar una sonrisa, porque le nace aunque por dentro llore.Soy esa que es feliz saludando a la gente, porque ese saludo transforma mi día.Soy la que se enternece con la lágrima de un niño, con un anciano con bastón o con una pareja de enamorados.Soy aquella que todo el tiempo necesita decirle a la gente que quiere, que la quiere mucho, para que no se olviden y para que sientan lo lindo que es escuchar esas palabras.Soy esa a la que le gustan los abrazos enormes, porque se siente contenida.Soy la que puede dar todo por el otro sin pedir nada a cambio.Soy aquella que tiene deseos de libertad y sin embargo acepta el letargo.Soy esa que sueña con un mañana diferente, tan lindo... que parece inalcanzable.Soy esa que vive de ilusiones...Soy la que sube a un caballo y puede galopar y galopar por horas, sintiendo el aire golpear en su cara y sentir la libertad .Soy esa que puede tener cientos de amigos, grandes o chicos, mujeres u hombres y sin embargo sentir la soledad.Soy aquella que tiene un corazón gigante, pero se siente vacía.Aquella a la que con pequeños gestos, le llenan el alma.Esa que a veces reza mucho mucho... tan sólo para cumplir un pequeño deseo.Soy la típica mujer que mira una película romántica y se queda llorando largas horas como si fuera la protagonista.Soy esa mujer, que por dentro se siente una niña.Soy esa, que es feliz cumpliéndole el sueño a alguien o simplemente haciéndolo sonreir.Soy aquella que es feliz con las pequeñas cosas.A la que le gustan las largas charlas con amigos...Soy la que va y vuelve hasta su casa, cantando alguna canción en voz alta, sin importar que la miren en forma extraña.Soy la que puede estar sentada por largos minutos en una piedra, contemplando el atardecer aunque este helando...Soy la que cuando camina a la noche y puede contemplar una inmensa luna llena naranja, pide deseos y agradece tan hermosa postal.Soy aquella chiquilina que todavía se acuesta, en la reposera de su casa a mirar las estrellas , viendo si aparece una estrella fugaz para pedir un deseo.Soy, la que busca un instante mágico en cualquier momento del día y eso es suficiente para seguir...Soy aquella que ve sonreir sus hijos y su corazón rebalsa de alegría.Soy esa mamá que daría la vida por sus hijos, esa que necesita que sepan que,los ama inmensamente.Soy una enamorada de vos, vida...De tus días, sean soleados o lluviosos, calurosos o fríos.Simplemente esa soy yo, vida...Y esa yo, te dice que: hoy, mañana y tal vez por un gran tiempo seguirimos despertando juntas y riéndonos mutuamente. Hoy quiero decirte todo esto, porque aunque no puedas hablarme, se que podés escucharme y también se que es hermoso saber que alguien te dice gracias vida...gracias porque estoy viva... porque no tengo todo lo que quiero, pero tengo todo lo que puedo, no se si tengo mucho pero tengo lo que necesito y hasta quizá lo que otros no pueden tener...Y eso es más que suficiente para mí..

Patricio Varsariah dijo...

Se comportan en el poder público democrático como lo hacían los antiguos señores ungidos. Se saben poderosos y blindados por las urnas, muchos de ellos amparados en la inviolabilidad y en la inmunidad, por ser cargos electos, y ejercen el poder sin complejos, sin tener en cuenta la eficiencia, con lujo y boato, con actitudes altivas y lejanas a esa humildad y austeridad que ennoblecen el liderazgo. Creen que el poder sin ostentación no es auténtico poder y justifican su lujo afirmando que el Estado y la representación del pueblo soberano deben brillar con la dignidad debida. Poseen un extenso y astuto elenco de argumentos para justificar cada gesto de poder, cada movimiento de gobierno. Se mueven acompañados siempre de una corte de asesores, amigos, colaboradores, periodistas, empresarios y gente influyente a la que siempre intentan impresionar. Olvidan que mandar es servir y actúan como pequeños emperadores de la democracia, como ridículos reyezuelos inmersos en privilegios y lujos que la historia hace tiempo que erradicó porque eran propios del «Antiguo Régimen», siempre rodeados de aduladores y de cortesanos. Son los nuevos amos, los que ostentan el poder político en las modernas sociedades democráticas, muchos de ellos sin ni siquiera creer en la democracia