Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

viernes, 18 de septiembre de 2009

Primeras impresiones sobre el proyecto de Ley de Comunicación

Algunos comentarios para empezar el debate sobre el proyecto presentado por el asambleísta Rolando Panchana y otros colegas de la Asamblea Nacional.

1.El proyecto tiene un especial énfasis en la regulación de la comunicación a través de los medios masivos; lo ideal sería darle un enfoque más amplio pues la comunicación no es un bien público sino un derecho cuyo ejercicio debe protegerse y en el caso de los medios, establecer algunas regulaciones claras (bajo el principio de no censura previa, sí responsabilidad ulterior).

2.El proyecto contiene el principio de que los medios públicos deben tener una línea editorial independiente del gobierno; eso es correcto pero para hacerlo realidad debe crearse y determinarse la forma de elección de un Directorio de Medios Públicos (podemos revisar los ejemplos de países como Chile y España).

3.Se debe aclarar el alcance de la prohibición de concentración y oligopolio de frecuencias pues el principio no es suficiente; se deben incluir los conceptos técnicos que eviten la concentración de frecuencias o que resuelvan lo que sobre este tema ha sucedido en el pasado.

4.Se deben incluir normas sobre la pauta publicitaria del Estado; se deben incorporar criterios para que un porcentaje se asigne de forma obligatoria, por igual, a todos los medios, y también cuál es el porcentaje que se puede asignar con otros criterios (rating por ejemplo).

5.Para las normas que establecen las reglas de contenido se necesita una aclaración mucho más detallada; no se pueden aplicar las mismas reglas para programas de información, de opinión, de entretenimiento, de sátira o para la publicidad.

6.Respecto del registro de medios, se justifica un sistema para organizar el sector cuando se trata de medios que usan un bien público como el espectro radioeléctrico pero difícilmente se puede aplicar ese criterio para los medios impresos.

Debemos continuar trabajando sobre los proyectos de ley que han sido propuestos, pensando en una regulación independientemente de este momento político; sin negar que la prensa libre, que investiga, que cuestiona al poder, es fundamental para la democracia pero la prensa subordinada a intereses económicos o que confunde su papel al asumir el rol de la oposición no ayuda ni a la libertad ni a la democracia.

No hay comentarios: