Puedes encontrarme también en Twitter

Follow mariapaularomo on Twitter

miércoles, 18 de febrero de 2009

María Paula Romo: pasión por la lectura y la cátedra universitaria

Entrevista publicada en el suplemento de Diario El Comercio, Educacción.

María Paula Romo: pasión por la lectura y la cátedra universitaria
‘La educación formal es un tema importante, pero la educación de todos los días, la que aflora en los programas que una persona ve, en los libros que lee, en su forma de actuar, en lo que ‘te crees y no te crees’. En suma, en su forma de pensar y en el nivel de debate, esa es la educación decisiva’, opina Romo.





¿Qué significa la lectura en su vida?

Siempre me encantó leer. No sé si de chiquita sentía lo que ahora siento: que es como si tomara muchas vidas en una, en la mía. Hoy me metí en la literatura como una vía de escape total de mi vida actual.

¿Algún libro que marcó su vida adulta?

Varios, creo que por épocas. Ahora que mi vida gira tanto en torno a la política, mi libro es ‘Memorias de Adriano’ de Marguerite Yourcenar. Es un análisis del poder tan humanizado, una novela del hombre más poderoso de la historia, en su momento más esplendoroso.


¿Algún personaje histórico que ha sido su referente?

No tengo grandes personajes. Yo admiro más el esfuerzo de la gente desconocida. Las historias de famosos son una idealización de los súper- perfectos. A mí me conmueven las historias de la gente del diario: mi profesora de kínder; la señora Rosita que trabaja en mi casa y con su empleo logró que sus dos hijos se gradúen en la universidad y ella está muy orgullosa; o mi mamá, que a los 29 años tenía cuatro hijos, se graduó de médica y nunca dejó de trabajar.
Prefiero los personajes que no tienen recompensa, ni reconocimiento, ni primera plana. Y me comparo con ellos cuando me quejo de que ya no puedo hacer más y debo tener paciencia.


Cuéntenos sobre su experiencia docente

Desde los 22 años fui profesora universitaria. La docencia es lo que más disfruto y extraño, porque me permite despertar la inteligencia e interactuar con la gente; me gusta poner a la gente a cuestionarse verdades absolutas.
Por ejemplo, he tenido estudiantes abogados que son muy críticos de la Constitución por su educación formal; los abogados asumimos la verdad de que el derecho sirve para mantener el statu quo. Entonces, que de pronto venga una profesora como yo a decir que el derecho puede ser transformador, la instancia que propone el cambio, entonces eso a un estudiante-abogado le desconfigura, le ‘mueve el piso’. Disfruto muchísimo eso de poner a dudar; es más, iba un día y defendía una cosa y al otro día me ponía en una posición totalmente contraria, porque no creo en verdades absolutas.

La educación debe ser liberadora y para la vida

“Creo que no deberíamos pensar en la educación solo en términos formales, sino en general pienso que la práctica, el ejemplo, el comportamiento, la forma en la que resolvemos los problemas, también educa.


Deberíamos leer más, el otro día revisaba que el promedio de lectura en el Ecuador es bajísimo. Eso es algo que no concibo, yo no puedo vivir sin un libro en la cartera, para hacer fila, para esperar, para lo que sea. Por ejemplo, cuando el tráfico está atascado en Quito, se me presenta la oportunidad para leer; detengo el auto en la primera cafetería que veo y me siento a leer hasta que se afloje la congestión.


‘Quisiera que no suene a crítica, pero la preparación de los profesores es un problema. Pero así mismo soy de lo más comprensiva con sus problemas. Por ejemplo, cuando veo cuánto cuesta un libro, o qué le puedes pedir a un profesor que tiene tres empleos, qué le puedes pedir a un maestro que no ha podido capacitarse desde hace 10 años y que sigue dando la clase con el mismo cuaderno de apuntes, qué le pides a un docente que no tiene Internet.


¿Qué soluciones son posibles?

Nos falta leer más, discutir más, ser más críticos, dudar de todo. La educación -la auténtica educación- nos permitirá salir del subdesarrollo, es la única forma. Pero con una educación liberadora, aquella que no solamente te sirve para conseguir trabajo, sino para vivir mejor, para defender tu propia vida, para tomar tus decisiones, para tener opciones todos los días, para cuestionar”.

2 comentarios:

juanmartin dijo...

Me sorprendió la mención de Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar. Coincidimos en un libro de cabecera. Es genial... yo empecé a subrayarlo y terminó subrayado entero... Ahora que ando de aprendiz de bloguero descubrí tu blog. Felicidades, suerte en la campaña y qué pena no haber podido ir al cocotel de apoyo, estoy en Cartagena, en el festival de cine.
Juan Martín Cueva
www.estemalditopais.blogspot.com

Andrew dijo...

Me gustó mucho tu entrevista, y sobre todo la forma como analizas el tema de le educación.

A mis 25 años, inicié siendo profesor universitario, y realmente nos hace falta leer y sobre todo ser muy críticos.

Suerte el Domingo 26